La próstata y el tomate

La próstata forma parte de los órganos reproductores del hombre, en la próstata se produce el semen.Tiene aproximadamente el tamaño de una nuez y rodea la uretra, el tubo ubicado bajo la vejiga.

tienda onlineEn los hombres menores de 50, el problema más común es la prostatitis. Es una inflamación de la próstata y los síntomas que ocasiona son ardor al orinar, ganas de orinar con más frecuencia, fiebre o cansancio.

Algunos tipos de prostatitis están causados por bacterias y se tratan con antibióticos y otros no son infecciones y el médico le mandará medicamentos para relajar el tejido muscular de la próstata.

En los hombres de 50 años o más, aparece el agrandamiento de la próstata o hiperplasia benigna de próstata (BPH).cancer de prostata

A medida que los hombres envejecen la próstata sigue creciendo, al aumentar de tamaño oprime la uretra y se afecta el control de la vejiga. Los síntomas son:

  • Necesidad urgente y frecuente de orinar. Es posible que tenga que levantarse por la noche.
  • Dificultad para iniciar el chorro de orina.
  • Flujo de orina débil y cantidad pequeña de orina cada vez que va al baño.
  • La sensación de que tiene que orinar más.
  • Goteo de orina.
  • Cantidades pequeñas de sangre en orina.

Algunos hombres que tienen cáncer de próstata también presentan BPH, pero las dos afecciones no siempre están relacionadas. La mayoría de los hombres con BPH no desarrollan cáncer de próstata.

La BPH por sí sola no es una enfermedad grave, a no ser que los síntomas sean tan molestos que no le permitan disfrutar de la vida.

 ¿Qué pruebas se realizan por el médico?

  • Tacto rectal. Para examinar el tamaño y condición de la próstata.
  • Prueba de sangre, para detectar el PSA (antígeno prostático específico).Puede ser señal de cáncer de próstata pero muchos hombres con niveles altos no tienen cáncer de próstata, con lo cual no es del todo determinante.
  • Imágenes radiográficas o ecografía. La pielografía intravenosa es una radiografía de contraste.
  • Uroflujometría, para medir la rapidez con la que fluye la orina.
  • Citoscopia, Un tubo delgado con lente se introduce en la vejiga a través de la uretra mientras el médico mira por el litoscopio.

 ¿Hacia dónde van las investigaciones y el tratamiento del cáncer de próstata?

Las nuevas investigaciones se centran en el estudio de los genes relacionados con el cáncer de próstata. La mayoría de los genes estudiados hasta ahora provienen de los cromosomas que son heredados de ambos padres.

Algunos estudios han encontrado que cierta variante del DNA mitocondrial, el cual es heredado sólo de la madre pudiera duplicar o triplicar el riesgo de un hombre de padecer cáncer de próstata.

Uno de los problemas que se plantean actualmente es determinar que tipo de cáncer permanece sólo en la glándula y cual tiene más probabilidad de crecer y propagarse.

El producto de un gen conocido como EZH2 parece que se presenta más frecuentemente en cánceres de próstata más avanzados.

Los investigadores están estudiando si la presencia de este producto indica que el cáncer es más agresivo. Esto podría decidir en el futuro que hombre necesitaría tratamiento y quien vigilancia activa.

 Prevención

tomates

Se buscan alimentos que disminuyan el riesgo de cáncer de próstata. Algunas sustancias como los licopenos en los tomates e isoflavonas en la soja podrían prevenir esta enfermedad.

Según un estudio realizado por científicos de la University of Portsmouth en el Reino Unido, y que fue publicado en la revista British Journal of Nutrition, los tomates cocinados tienen las propiedades de reducir la velocidad del avance del cáncer de próstata e, inclusive, matar las células cancerígenas.

El licopeno es la sustancia que da su característico color rojo a los tomates, y aunque se encuentra en todas las frutas rojas, es en el tomate donde se concentra en mayores cantidades.

Según los resultados del estudio, el licopeno entorpece el mecanismo por medio del cual las células cancerosas se apropian de la sangre para promover su crecimiento.

Crudo, frito, cocido, en salsa, en zumo o en un gazpacho, el tomate es un alimento nutritivo y refrescante, con grandes beneficios terapéuticos.

Los científicos están tratando de formar compuestos relacionados que sean más potentes y se usen como complementos dietéticos, pero hasta el momento una alimentación balanceada es más beneficiosa que la ingesta de complementos dietéticos.

Share Button
Tagged with: ,
Posted in Enfermedades