El virus del papiloma humano y el cáncer.

virus del papiloma

El virus del papiloma humano y el cáncer.

El virus del papiloma humano VPH o HPV del inglés Human palilomavirus es una familia de virus que comprende al menos 200 subtipos. Estos se dividen en HPV cutáneos, los cuales afectan a la piel, y los HPV mucosales, que infectan las mucosas de la cavidad oral, conjuntiva ocular, pene, ano, vulva, vagina y cérvix.

Algunos Virus del papiloma humano, como los que causan las verrugas comunes que crecen en manos y en los pies se transmiten fácilmente por contacto. Sin embargo, más de 40 tipos de VPH se transmiten sexualmente, con mucha facilidad por medio de contacto genital. De estos,los hay Virus del papiloma humano de alto riesgo, oncogénicos o carcinogénicos y otros que también se transmiten sexualmente pero que no parecen causar cáncer y se llaman VPH de bajo riesgos.

¿Qué son las verrugas genitales?

Algunos tipos de Virus del papiloma humano de bajo riesgo , pueden causar verrugas alrededor de genitales y ano, se conocen como condilomas acuminados. Son causadas por dos tipos de virus el VPH-6 y el VPH-11.

Aunque actualmente no hay un tratamiento médico para las infecciones por los virus del papiloma humano, las lesiones cervicales y las verrugas que pueden resultar de dichas infecciones se pueden tratar. Los métodos utilizados son la criocirugía(congelación que destruye el tejido), la escisión electroquirúrgica y la conización.

Las infecciones persistentes por VPH de alto riesgo, se consideran ahora la causa de todos los tipos de cáncer cervical o cuello de útero.

Cada año se diagnostican 470000 casos de cánceres cervicales nuevos, de los cuales casi 33500 en Europa. En los países europeos es la segunda causa de mortalidad por cáncer en mujeres menores de 40 años, causando un gran impacto social.

Este virus del papiloma humano se transmite con un simple contacto piel con piel, y para hacerlo llegar a cérvix el método más frecuente, pero no el único es a través de la penetración.

El Virus del papiloma humano no es una enfermedad de transmisión sexual, sino una infección que para generar la enfermedad llamada cáncer, deben pasar una serie de cosas a lo largo de un periodo de tiempo.

El número de personas infectadas por este virus es alto, 8 de cada 10 mujeres sexualmente activas tendrán contacto con el HPV a lo largo de su vida.

El 60% de los hombres en todas las franjas de edades presentan una infección por este virus, con menor riesgo de manifestaciones dado que la piel de los genitales está recubierta por piel impermeable casi en su totalidad, excepto por la mucosa del glande y prepucio.

El pico de infección resulta entre los 16 y 30 años, aunque la edad de contacto es siempre menor, visto que la disminución de la edad de la primera relación sexual es un factor de riesgo para la mayor probabilidad de exposición al virus.

El problema es que este virus, no presenta síntomas específicos. Por otro lado, la noticia positiva es que en el 90% de los casos se cura, gracias a la acción de nuestro sistema inmunitario.

¿Cómo puede evitarse la infección por el virus del papiloma humano?

La forma más segura es evitar el contacto genital con otra persona. Para quienes son activos sexualmente, una relación larga, mutuamente monógama, con una pareja no infectada es la principal prevención. Aunque es difícil determinar si la pareja que ha sido activa en el pasado está infectada actualmente por el virus.

Las investigaciones han demostrado que el uso del preservativo, puede reducir la transmisión del VPH entre parejas sexuales. Sin embargo, puesto que las zonas no cubiertas por el preservativo pueden infectarse por el virus, no proporcionan una protección completa contra la transmisión de una infección.

El descubrimiento del virus del papiloma humano como causante del cáncer de cérvix representa una gran ventaja para la ciencia: verificar la presencia del virus con un test, promover una campaña informativa y de vacunación preventiva, tendrán como consecuencia una neta disminución de las muertes por este tipo de tumor.

Por eso gracias al cribaje con la citología (prueba para detectar cambios en las células cervicales) o Papanicolau y el test de HPV, cada mujer puede controlar su salud. Actualmente no existen exámenes aprobados para detectar infección por VPH en los hombres.

Hoy en día contamos con una prevención primaria, que es la vacunación y por lo tanto la eliminación del factor que causa el cáncer de cérvix y una secundaria, que es el “screening”, la investigación y eliminación de las lesiones premalignas para prevenir el cáncer cervical invasor.

Es por eso que los sistemas sanitarios de varios países, poseen programas de vacunación gratuita, para vacunar a las niñas al principio de su adolescencia, cuando todavía no han iniciado su actividad sexual.

viruspapilomahumano

En España la Seguridad Social proporciona la vacuna contra el Virus del papiloma humano a las niñas de 14 años.

Existen dos vacunas, Gardasil y Cervarix. Ambas proporcionan una protección contra el 70-80% de las lesiones premalignas y malignas que se encuentran a nivel del cuello del útero, así como de la vulva, vagina y ano. La vacuna Gardasil, además contiene otros dos subtipos virales que protegen contra gran parte de las verrugas genitales o condilomas.

Las mujeres vacunadas deben recordar, que no deben dejar de realizar sus revisiones ginecológicas, dado que existe la posibilidad de contagiarse con otros subtipos virales, no contenidos en la vacuna, y causantes del restante 20-30% de dichas lesiones. Aún así, el beneficio que se obtiene mediante este método de prevención primaria es enorme respecto a una mujer no vacunada.

Investigaciones HPV

-Los investigadores del Nacional Cancer Institute(NCI) y otros lugares están estudiando en que forma los tipos de Virus del papiloma humano de alto riesgo causan cambios precancerosos en las células normales, cómo prevenirse y manejarse estos cambios de forma más efectiva. Los investigadores, además del cuello de útero, están estudiando otros tejidos, como orofaringe y ano, donde el HPV causa cáncer.

-El NCI está realizando en Costa Rica, donde los índices de cáncer de cuello uterino son elevados un estudio clínico urbano de la vacuna Cervarix. Para obtener información acerca de la seguridad a largo plazo de la vacuna, extensión y duración de protección.

-El NCI con la colaboración de otros investigadores, estudia vacunas preventivas de segunda generación y vacunas de tratamiento contra los HPV. La estrategia ideal de una vacuna sería la que combina tanto la propiedad preventiva como la terapéutica.

-Se ha descubierto que la carragenina, un compuesto que se extrae de un tipo de alga y se usa ampliamente en alimentos y otros productos, inhibe la infección por HPV en estudios de laboratorio.

Se están preparando estudios clínicos para probar si puede prevenir la infección genital por HPV.

-Las investigaciones en laboratorio indican que los HPV producen proteínas conocidas como E5, E6,y E7, que interfieren en las funciones celulares que normalmente impiden el crecimiento excesivo.

Comprender mejor estas proteínas y como interactúan, puede ayudar a los investigadores a concebir formas que interrumpan el proceso por el que la infección por Virus del papiloma humano interviene en el crecimiento celular anormal.

-Se están buscando formas de detección de la infección por HPV que sea más rápida, precisa y menos costosa que el Papanicolau. Esto puede ser útil en países en desarrollo y en poblaciones desfavorecidas médicamente.

-Se estudia también la forma de asegurar que el público recibe la información precisa sobre HPV de forma fácil de entender y que facilite el acceso a las pruebas adecuadas.

Share Button